domingo, 24 de julio de 2016

Ordena tu dinero

Ordena tu dinero

¿Alguna vez te frustraste haciendo cola para pagar un impuesto? ¿o sentiste que no calculaste bien tus gastos y no llegás a fin de mes? ¿Te olvidaste de pagar una factura o aporte y luego llegó con enormes intereses? Organizar nuestras cuentas es algo que produce fiaca, pero una vez hecho, ahorrarás mucho tiempo y problemas
Home Banking: este servicio, que ofrecen todos los bancos, permite ejecutar transacciones bancarias por internet. Para acceder a él hay que generar un usuario, una clave para operaciones bancarias y solicitar una tarjeta de coordenadas. Las medidas de seguridad varían según el banco, pero puede acercarse al suyo y consultar.
Su nombre viene de la posibilidad de hacer transacciones desde la casa (Home) y no tener que asistir personalmente a un banco (Bank). Generalmente con un servicio de Home Banking se pueden hacer consultas de saldo, movimientos de cuenta, transferencias, pago de impuestos y servicios, inversiones (suscripciones a fondos comunes, compra y venta de acciones, constitución de plazos fijos), solicitud y aprobación de créditos, seguimiento y pago de los consumos de la tarjeta de crédito asociada a la cuenta.
-Apps: en el celular tenemos aplicaciones para redes sociales, transportes, música, mapas y juegos. ¿Por qué no tener una para controlar gastos diarios? Hacer el ejercicio de registrar los llamados gastos hormiga, nos permitirá tomar dimensión de cuánto acumulan estos en el mes. Si bien hay aplicaciones muy sofisticadas, recomiendo las más sencillas, sino su complicado uso generalmente hace abandonar el registro. Yo actualmente uso Spending Tracker, y anteriormente usaba Gastos Diarios.
-Invertir Virtualmente: si bien los bancos permiten realizar inversiones desde Home Banking, existen también otras opciones a las que podemos acceder y controlar desde la comodidad de nuestra computadora. Tal es el caso de agentes bursátiles online (como por ejemplo: Portfolio Personal o Invertir Online) o empresas de Finanzas Colaborativas que permiten realizar inversiones en créditos entre personas.
Tarjeta de crédito. Útil bien controlada, desastrosa para los compulsivos. ¿Un diagnóstico rápido para saber si estás haciendo un buen uso de ella?: la cuota mensual que pagás es menor a un 15% de tu ingreso.
Recomiendo llevar una anotación (en una planilla de Excel, en una app o en una libretita) de las compras realizadas con la tarjeta para que los saldos no sorprendan cuando llega el resumen. Es importante registrar qué y dónde se compró, monto total de la compra, fecha de la transacción, cantidad de cuotas, valor de las cuotas, y por ende, fecha de finalización de las mismas. Esto nos permite ver el monto acumulado mensual y no caer en la necesidad de refinanciar el saldo porque no lo teníamos previsto. También nos sirve para controlar cuándo nos estamos excediendo o llegando al límite.

Cómo ahorrar?


sábado, 23 de julio de 2016

Planificar en pareja

Planificar para lo mejor, estar listos para lo peor
Aunque cuando uno se enamora apuesta todas sus energías a proyectar lo mejor para ambos, las estadísticas demuestran que no siempre funciona. Las rupturas, separaciones, el divorcio o la viudez pueden ser situaciones bastante difíciles no sólo para el corazón, sino también para el bolsillo. Poner en claro qué pasaría ante la disolución de la pareja o la pérdida de uno de sus miembros es también una forma de cuidarse y respetarse mutuamente. Lo ideal es charlar estas cuestiones y tomar decisiones cuando están bien en la relación y en buen estado de salud porque si los vínculos se tensan o alguno enferma, la capacidad de decisión se ve muy afectada por los sentimientos que acompañan estas situaciones. Aunque no suene muy lindo, es un buen paso charlar sobre la división de activos, responsabilidades en común, mudanza, tenencia y sostén de los hijos si los hubiera, testamentos, beneficiarios de seguros de vida, etc.

Finanzas personales

Finanzas personales


Las decisiones inteligentes sobre el dinero no son más complicadas de lo que piensa. Por el contrario, son más simples. Elimine toda la jerga, los tecnicismos y los sermones, y todo lo que necesita saber sobre finanzas personales se resume en menos de 1000 palabras, una lectura de no más de cinco minutos.
  • Ignore los pronósticos económicos y financieros. Su objetivo es cuidar el trabajo de los pronosticadores. La mayoría de los economistas profesionales no anticipó el colapso financiero de 2008, el mayor en 70 años, ni la recuperación del mercado bursátil.
  • Ignore las elecciones de acciones de los "expertos". Los títulos bursátiles favoritos de los expertos de Wall Street en general no tienen mejores rendimientos que los que menos les gustan, o incluso las acciones elegidas al azar.
  • No se complique. Las estrategias e inversiones financieras complicadas están diseñadas en su mayoría para enriquecer a los gestores y vendedores. Un portafolio simple, diversificado y de fondos indexados de bajo costo, reequilibrado cada año, es suficiente, si no mejor.
  • Compre acciones individuales sólo como apuestas arriesgadas. Nunca compre inversiones que están de moda.
  • Coloque la mayor parte de su portafolio de largo plazo en renta variable.Aunque las acciones son volátiles, generalmente producen los mejores retornos a largo plazo, usualmente de alrededor de 4% a 5% al año por encima de la inflación. Pero recuerde mantenerlas cuando se derrumben.
  • Invierta de manera global, no sólo en un país. Los mercados bursátiles internacionales ofrecen una diversificación fantástica.
  • Compre bonos del Tesoro de EE.UU. Además de acciones, compre deuda estadounidense de largo plazo y algunos valores del Tesoro protegidos contra la inflación. Es muy probable que estos mantengan su valor, o que incluso se aprecien, cuando las acciones se derrumben.
  • Nunca compre un boleto de lotería. La lotería gana plata, lo que significa que los jugadores pierden. Es más, según un estudio, las personas que ganaron al final no fueron más felices que las que perdieron.
  • Conózcase a sí mismo. No adopte estrategias financieras o impositivas complejas si no es una persona detallista. Corte sus tarjetas de crédito si es un comprador compulsivo. Invierta de manera más conservadora si es de los que seguro entrarían en pánico si ocurre una crisis.
  • Compre seguro para casa y auto con altos deducibles. Le ahorrará dinero. El seguro es necesario, pero en general caro.
  • Protéjase de los desastres. Compre un seguro de discapacidad, ya sea a través de su empleador o con una aseguradora. Compre seguro de vida a término para cubrir a dependientes si le pasa un tren por encima.
  • Ahorre desde una temprana edad y con regularidad. El tiempo y la paciencia son los mejores amigos de los inversionistas. Invierta un dólar por 10 años a una tasa anual de 4% y obtendrá US$1,50. Inviértalo por 40 años y le dará casi US$5.
  • Utilice refugios. Contribuya lo más que pueda al plan de jubilación (como el 401(k) en EE.UU.) de su empresa, y por lo menos lo suficiente para igualar las contribuciones de la compañía. Si puede, aporte a cuentas de jubilación individuales para usted y también para su cónyuge que no trabaja fuera de casa.
  • Maximice lo que tiene. No se esperance mucho en el siguiente aumento de sueldo o ganancia extraordinaria en la bolsa. Mientras más tenemos, más queremos. La única manera de tener suficiente es dominar el arte de estar satisfechos.
  • Planee una larga vida. Un tercio de su vida adulta podría comenzar a los 65 años. Intente pagar toda su hipoteca y ahorre al menos 10 veces su salario anual para cuando se jubile. Para maximizar su pensión mensual, evite retirar dinero del Seguro Social (si está en EE.UU.) mientras pueda hasta cumplir los 70.
  • No acarree deudas de un mes al otro a menos que esté planeando entrar en cesación de pagos o declararse en bancarrota. Las tasas de interés de las tarjetas de crédito son extremadamente altas, en parte para cubrir a los prestamistas que incumplirán sus deudas. Que su mayor prioridad sea pagar esa deuda.
  • Elimine los desperdicios. Siempre hay sobrepeso en los presupuestos de las familias de clase media. La mayoría de las cuentas de celulares son muy altas. La mayoría de las cuentas de cable son muy altas. La mayoría de la gente gasta demasiado en sus autos. Pocos hábitos arruinan un presupuesto más que comer fuera con regularidad.
  • Tenga cuidado de comprar las acciones de la empresa para la que trabaja. Su empleo allí probablemente sea suficiente exposición financiera.
  • Ojo con la publicidad. Si cree que todo es un montón de mentiras diseñadas para robarle su dinero, es cierto.
  • No gaste dinero para alardear. Marcas de diseñador y etiquetas "de lujo" son creadas para cobrar de más a los inseguros desesperados. Lo identificarán como un nuevo rico. Las familias ricas por tradición mantienen un perfil bajo.
  • Proteja sus ahorros. No utilice los ahorros de jubilación para pagar la universidad de sus hijos. Pagará impuestos y multas por los retiros incluso si termina perdiendo el dinero. Mientras ese dinero esté en esos refugios, estará protegido contra los acreedores.
  • Enséñeles a sus hijos sobre el dinero. Enséñeles desde temprana edad y con frecuencia. Nadie más lo hará y tendrán que abrirse paso por sí mismos.
  • Valore el dinero. Sepa cuánto gana por hora después de deducir impuestos y recuerde ese número, especialmente a la hora de ir de compras.
  • Comparta. Finalmente, si cree que donar a obras de caridad o causas benéficas es una de las prioridades más bajas en su presupuesto cada año, reevalúe ese presupuesto.







viernes, 22 de julio de 2016

Ahorro personal

Ahorro personal


El ahorro es la acción de separar una parte del ingreso mensual que obtiene una persona o empresa con el fin de guardarlo para un futuro, se puede utilizar para algún gasto importante que se tenga o algún imprevisto o emergencia económica. En términos de teoría económica el ahorro se refiere a la parte de la renta o ingreso no dedicada a consumo, sino a otros fines y es un concepto económico importante. Existen diversas modalidades de ahorro así como diversos instrumentos financieros destinados para incrementar el ahorro que se pretende realizar.
Los siguientes pasos son básicos cuando se trata de ahorro personal:
  • Revisa tus actividades más comunes y nota cuáles te están costando
    dinero y cuales no. Sé conciente de lo que estás gastando en varias
    actividades. Cambia estos hábitos de a poco. Quizás ir menos de compras
    y jugar más juegos de mesa con tu familia.
  • Desarrolla nuevos pasatiempos y intereses que no requieran mucho dinero. P ej, excursiones, jardinería. Algunas actividades como el golf (que a mi me gusta mucho jugar) no tienen que ser tan caras. En vez de jugar en clubes privados, puedes jugar en campos públicos.
  • Considera desarrollar un hobby que produzca ingresos. Quizás puedes vender ilustraciones, escribir freelance
  • Saca libros de la biblioteca en vez de comprarlos. Empieza un club de cambio de libros en tu trabajo.
  • Alquila películas en lugar de ver los estrenos caros en el Multiplex.
  • Reduce, re-usa y recicla. Muchas veces puedes recibir un poco dedinero cuando reciclas cosas. CDs y DVDs p ej. Reducir y reutilizar también te ayudan a ahorrar.
  • Evalua tus hábitos a la hora de mirar la tele, si no miras Canal + mucho, quizás es el momento de darse de baja?
  • Lee más
  • Piensa en cada moneda que gastas, hazte esperar a tí mismo un mes antes que compres algo, un mes más tarde pueda ser que no necesites tantas cosas. Mantén una lista de deseos con las cosas que realmente quieres.
  • Crea un presupuesto y no lo abandones. (No seas demasiado duro contigo mismo, un presupuesto es más planificar y ver hacia dónde va el dinero)
  • Intenta con trueques. Puede ser que puedas negociar cortes de pelo gratis a cambio de crear un sitio web para tu peluquera local. Investiga lo que tus amigos pueden hacer paor ti y lo que tú puedees hacer por ellos.
  • No compres revistas en los kioscos. Suscribirse es una opción mucho más barata. Aún mejor es leer las revistas en la biblioteca.